Esta es la pregunta que ronda en la mente de muchos hombres de todas las edades, que presentan esporádica o habitualmente problemas de erección.

Y su respuesta puede sintetizarse en una sola frase:

No puedes Hacer que Suceda…pero puedes Dejar que suceda

Seguramente has podido experimentar lo frustrante que es tratar de lograr una erección usando tus pensamientos y tu fuerza de como mantener una erección fuerte y duraderavoluntad…

Se produce una lucha interior y mientras tu cerebro piensa “tengo que estar relajado…” tu cuerpo responde con una tensión insoportable en el estómago, brazos y/o piernas…

Si empleas tu concentración y dices “tengo que enviar sangre hacia mi pene…” tu cuerpo responde enviando adrenalina a tus músculos y el resultado es más tensión acompañada de una total flacidez.

Es como si -por alguna razón- tu cuerpo se hubiera obstinado en llevarte la contraria.

La razón de esto es que, como seguramente ya sabes, la erección es un proceso totalmente involuntario. Esto quiere decir que sencillamente…

NO puedes HACER que suceda.

Punto.

Tratar de tener una erección a través de la fuerza de voluntad y el pensamiento es como sentarse en la silla del pasajero y tratar de mover el auto tirando del cinturón de seguridad.

Lo único que ganamos con esto es someternos a tensiones inútiles y absurdas, además de sentimientos de frustración y/o rabia con nosotros mismos.

Sin embargo también está la otra cara de la moneda que de hecho es una buena noticia. La buena noticia es que…

Puedes DEJAR que suceda.

Tu cuerpo es una sinfonía de células, tejidos, órganos y sistemas que cumplen miles de funciones de forma totalmente sincronizada y perfecta, sin ningún esfuerzo consciente por tu parte. Para ser más claros…

Haces algún esfuerzo para que crezcan tus uñas?
Necesitas concentrarte para que la sangre fluya de tu corazón hacia los demás organos y viceversa?
Te cansas mucho cuando metabolizas las grasas y los azúcares en tu organismo?

No, verdad?

Estos procesos se dan naturalmente. Suceden sin ningún esfuerzo o o tensión por tu parte.

Igual ocurre con el proceso de la erección. Si renuncias a cualquier esfuerzo mental o tensión, esta sucederá por sí misma.

Por esta razón, nuestro tratamiento no consiste en una serie de trucos para lograr y/o mantener una erección (Cualquier tratamiento que use este enfoque está condenado al fracaso).

Por el contrario, nuestro enfoque consiste en reeducar tu cuerpo y tu mente creando las condiciones para que la erección se produzca por sí misma.

Esto se logra gracias a ciertas claves básicas que incluyen prácticas de relajación, ejercicios para mejorar la circulación, ejercicios para despertar y movilizar la energía sexual y a reeducarnos para estar totalmente presentes y confiados en el momento de la relación sexual. Estas claves son la base del tratamiento contenido en la guía práctica.

boton guía.fw