Este artículo está enfocado en ayudar a las mujeres que encuentran que su pareja tiene dificultades para lograr o mantener una erección.

Para la mujer – o la pareja – de quien sufre la disfunción esta situación puede ser estresante y sobre todo muy confusa…

Surgen varias preguntas como: Será que no le gusto lo suficiente? Es culpa mía? …o en el aspecto más positivo ¿Qué puedo hacer para ayudar?

En este artículo responderemos cada una de estas preguntas y daremos algunos consejos para manejar la situación.

Comencemos entonces:

 

P. Será que no le gusto lo suficiente?

R. Por lo general ese no es el problema. Muchas veces es justo al contrario: la pareja nos atrae tanto que nos llenamos de ansiedad por satisfacerla y como resultado se presentan las disfunciones. Esto es común sobre todo en los primeros encuentros sexuales.
Por otra parte la causa de la disfunción tiene que ver más con la intimidad y la confianza en pareja que con los aspectos físicos.

 

P. Es culpa/responsabilidad mía?

R. La respuesta corta es NO. Cada quién es responsable de su propia sexualidad, la relación con su propio cuerpo y por lo tanto de la manera como se disfruta o no del sexo. Dicho esto, hay que tener en cuenta que cuando se trata de una pareja estable ambos miembros son responsables del éxito de la relación manteniendo una buena comunicación y conservando la llama viva.

Aspectos como el resentimiento acumulado hacen que el deseo sexual disminuya así que es importante mantener siempre abiertas las líneas de comunicación.

 

P. Qué puedo hacer para ayudar?

R. En primer lugar debe hablar del problema con su pareja. Cuando no se habla del problema este tiende a aumentar y así mismo el sufrimiento de ambos miembros de la pareja. Cuando sostenga este diálogo franco tenga en cuenta los siguientes puntos:

Evite el dramatismo: Hable del tema de una forma liviana y con naturalidad, incluso con algo de humor pero sin excederse. Cuando adoptamos una actitud relajada podemos ver el panorama completo y las soluciones aparecen con facilidad. Además su actitud relajada influirá para que él se relaje a su vez y se sienta en confianza para compartir sus temores.

Disipe los temores: La mayoría de los hombres que presentan disfunción eréctil temen que su pareja los abandone y esto incrementa su ansiedad y su frustración. Hágale saber que usted no lo va abandonar mientras él tenga la actitud de seguir buscando la solución al problema.

Manifieste su disposición de ayudar: Hágale saber que ambos son un equipo y que mientras el esté dispuesto a superar esa pequeña dificultad usted estará a su lado, acompañando todo el proceso. Esto puede implicar acompañarlo a donde el(la) sexólogo(a), hacer juntos los ejercicios de la guía práctica, etc.

 

Por último, si luego de este diálogo su pareja se muestra receptivo, remítalo a este blog, re-envíele algún artículo que le llame la atención y/o recomiéndele el tratamiento de la guía práctica. Incluso puede adquirirlo por él ya que algunos hombres sienten algo de vergüenza al comprar un tratamiento de este tipo.

Por cierto, los ejercicios pueden ser realizados por cualquier persona sin importar si es hombre o mujer.  Si aprende a realizarlos su propia vida sexual será mucho más placentera y su cuerpo se lo agradecerá.

Esperamos que este artículo le sea útil para crear una mayor intimidad con su pareja y sea un primer paso para una vida sexual totalmente satisfactoria.

Si tiene alguna pregunta o comentario, déjelo a continuación y le responderemos a la mayor brevedad.